Archivo para abril 2010

Garzón es lo de menos

19 abril, 2010

El caso Garzón (tomando por tal las diversas acusaciones que se le acumulan al mencionado actualmente y con especial atención a su intención de  investigar los crímenes del franquismo) es un caso especial por sus diversas implicaciones,  personales, jurídicas o políticas que se entremezclan permanentemente dificultando enormemente la posibilidad de separarlas.

En el ámbito personal Garzón a menudo ha parecido buscar el foco mediático tanto en su vertiente jurídica como política. Ello ha llevado a dudar a menudo de los intereses reales de sus acciones tanto en su etapa política como jurídica, dudas que han provenido de diferentes facciones políticas en función del caso. Sus grandes defensores ven ahí el argumento esencial de la independencia absoluta del juez, que no dudó en instruir causas contra los que habían sido sus compañeros de partido cuando pareció buscar la cartera de interior o justicia con el gobierno González y que subyugado a una secretaría de estado tardó poco en dimitir para volver pronto a su previa posición judicial.  Estas instrucciones llevaron a sus ex-compañeros de partido (y los medios de comunicación cercanos) a calificarle de vengativo, observando en tales decisiones intereses aviesos.

Con razón de su puesto y de algunas instrucciones de dudosa ejecución le han llovido críticas también especialmente desde Euskal Herria por obvias razones que no merece la pena destacar.

En otras ocasiones ha sido observado más como héroe, especialmente en Latinoamérica, desde donde no dejan de alabar su valentía a la hora de encausar a criminales como Pinochet o los Videla o Massera de la dictadura argentina, amparándose siempre en la fuerza del derecho internacional, la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad y el principio máximo y tan manido y poco ejecutado de justicia universal del mismo.

En el caso de la investigación de los crímenes del franquismo el juez se  amparó en este mismo principio y sobre él se apoya la petición de acabar con el proceso de un fuerte grupo de expertos juristas internacionales http://www.crimenesinternacionales-franquismo-casogarzon.es , las cuestiones sin embargo se me antojan tan trascendentales que se me hace necesario obviar no sólo la persona que es objeto de esta acusación sino incluso los motivos que han llevado a los sujetos que lo denunciaron a hacerlo, ya que no es tan importante si lo hicieron como venganza por la investigación a ese tema de gran actualidad española como es el gürtel como si lo hicieron, como yo creo ciertamente, por cerrar cualquier otro “atrevimiento“ judicial de investigar los crímenes del franquismo en pos de acabar definitivamente con las esperanzas de numerosas víctimas apoyadas en el derecho a la memoria y a la reparación.

Esa personificación excesiva de las acciones y la victimización del encausado juez puede ser el principal error de las movilizaciones que se están llevando a cabo, que deberían ser una lucha por este derecho a la reparación que acorde al derecho internacional todas las víctimas de lesa humanidad han de tener, y en definitiva por acabar con ese cierre en falso que la transición supuso para muchos. Un cierre que quizás no deba ser en términos de venganza sino como decía de justicia. Asimismo esa negativa supondría también un duro golpe para el derecho internacional ante la superioridad de una ley nacional de amnistía como la de 1977, que se opone de manera clara a la legislación en temas de derechos humanos.

Hello world!

9 abril, 2010

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!