HUELGA SÍ, ¿PERO PARA QUÉ?

LukanikosLa huelga general se dará varios meses después de aprobado el decreto que dio paso al proyecto de ley que confirmará finalmente la reforma laboral que desde tiempo atrás venían pidiendo las instituciones financieras internacionales así como el banco de España. La huelga será el 29 de Septiembre a nivel estatal, si bien habrá otras anteriores en Euskadi y quizás en más lugares. Cuestión la de las fechas que a cualquier ojo mínimamente sagaz le chocara por su fehaciente incongruencia con los hechos que la han motivado y con los fines que pueda tener.

Esta reforma laboral parece una de las últimas inevitables medidas para calmar a los mercados, es decir era absolutamente necesaria en términos económicos liberales. El mismo fin tuvieron los planes de ajuste llevados a cabo unas semanas atrás, y que no lograrán aplacar a los mercados.

Los medios cercanos al gobierno tratarán de hacernos comprender que todas estas medidas son inevitables y forman parte de las medidas a tomar  tras un periodo de crisis sistémica en el que los estados se han visto obligado a tomar medidas keynesianas para reactivar una economía parada por los excesos del enriquecimiento desaforado y carente de escrúpulos. Esta inevitabilidad es un paso más hacia la purificación del liberalismo tras una crisis que iba a vencer al fenómeno Neo y no ha hecho sino fortalecerlo.

Por ello, nos gusten o no, lo cierto es que acorde a la coyuntura económica actual en un marco de economía de libre mercado con un mercado no libre sino manejado por algunos, estas medidas son necesarias (siempre y cuando el objetivo sea una mejora lo más rápida posible de los parámetros macroeconómicos y algunas mejoras sociales consiguientes). Estas medidas eran necesarias desde hace tiempo pese a que el gobierno se empeñara en creer que con ponerle confianza al asunto se iba a poner en marcha la locomotora económica global como si de darle a un botón se tratara.

Pero como decía antes, como respuesta a esta reforma o a la suma de la reforma con las medidas de recorte, los sindicatos han convocado a un paro que esperan que supere el fracasado paro funcionarial producido fechas atrás. Sin embargo, los críticos de los sindicatos les reclaman no haber hecho manifestaciones y huelgas previamente ante la avalancha que se produjo en el paro, criticando a estos que sólo se erijan en defensores de la gente que todavía tiene trabajo.

Una huelga que tal y como un alto dirigente sindical dice ha sido convocada para ganarla, ante lo que yo me pregunto a quién se va a ganar y qué es lo que se va a ganar. Si la victoria consiste en lograr un paro masivo (algo que me parece una quimera a la espera de futuros sucesos) cabe la remota posibilidad, pero sin embargo,si obtener la victoria implica además que esta reforma sea echada para atrás es todavía más difícil por no decir imposible ya que ello conllevaría un aumento desproporcionado del riesgo país en el mercado de deuda del que España depende, una huida masiva de inversiones y una pérdida de confianza en la economía tan grave que España pasaría a ser una marioneta de instituciones internacionales varias, por poner un ejemplo como Grecia.

Si la huelga busca sin embargo una revolución que acabe con el liberalismo, además de ser una quimera mayor que la participación masiva en la misma huelga, nos preguntaríamos por qué esta no se produjo cuando veíamos y nos contaban cómo el demos griego era despellejado por haber tenido durante años a unos políticos corruptos que engañaban con ayuda de poderosas entidades financiera a la UE y quizás con aquiescencia de la propia UE durante años. ¿o esperábamos que los tiburones de las finanzas se iban  conformar con tan insignificante bocado, cuando la pasada crisis asiática nos indicaba a gritos lo contrario?

Si la victoria es simplemente la masiva participación en la huelga quizás sea entonces  más una victoria sindical que laboral o social, en su intento de seguir siendo decisivos en la defensa de los trabajadores cuando más distantes parecen de los mismos.

Si la huelga es simplemente un grito masivo de aquí estamos para que nos sigan jodiendo  puede ser efectiva, y podría implicar incluso un aumento de las fuerzas de izquierda en las próximas elecciones, aunque mucho me temo que esto implicara a medio plazo un mayor desencanto con este desgarrado electorado sino se explica debidamente que la lucha contra el sistema ha de ser muy amplia.

SARAMAGO “yo no soy pesimista, lo que pasa es que el mundo esta pésimo”

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: